banner



Bauhaus: De Alemania a México

Enero 2020


Jazmín Leal / Redacción


Con el término de una década, nos transportamos cien años atrás para rememorar la trayectoria de una escuela que innovó el mundo de la arquitectura y el diseño: la Bauhaus.

Conocida como Staatliche Bauhaus, “Casa de construcción estatal”; la Bauhaus abrió sus puertas el 1 de abril de 1919, en la ciudad de Weimar, gracias a su fundador y primer director: el arquitecto Walter Gropius.

Bajo la premisa “la forma sigue a la función”, Gropius dedicó parte de su vida en enseñar a los estudiantes a trabajar los materiales para convertirlos en objetos funcionales, convirtiendo así a la escuela en un nuevo movimiento cultural.

Un recinto para todos

Una de las características de la Bauhaus radicó en su preferencia por el color blanco, negro y rojo, además de las implementaciones de figuras geométricas como el círculo, el cuadrado y el triángulo.

Asimismo, destacó por impartir diferentes talleres para aprender a trabajar no sólo la madera, el metal, el vidrio, y la piedra, sino también para que los estudiantes adquirieran conocimientos básicos de algunos oficios como la danza, el dibujo, el diseño, la escenificación, la fotografía y el modelado.

Al convertirse en el epicentro de la arquitectura, la casa de construcción logró que tanto el diseño gráfico como el diseño industrial fueran reconocidos como oficios.

El exilio de una nueva etapa

Aunque operaría de 1919 a 1933, debido a la persecución nazi, la Bauhaus contó con distintas sedes en las ciudades de Dessau y Berlín. Posteriormente, en 1925, la escuela comenzaría su segunda etapa en Dessau, y cerraría tristemente sus puertas en Berlín, en 1933.

En la ciudad de Dessau, la Staatliche Bauhaus se consolidó como una de las mejores escuelas de diseño, pues contó con una increíble lista de profesores, entre los que destacaron: Josef Albers, Marcel Breuer, Paul Klee, El Lissitzky, Lázsló Moholy-Nagy, y Vasili Kandinsky; y sus dos directores, Hannes Meyer (1928-1930) y Ludwig Mies van der Rohe (1930-1933).

Exiliado en Estados Unidos, Josef Albers continuó impartiendo clases de diseño de mobiliario; mientras que, en México, invitado por Lázaro Cárdenas en 1938, Hannes Meyer, fundador de la maestría en Planeación y Urbanismo, se convirtió en profesor del Instituto Politécnico Nacional, en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura hasta 1941.

Huella del paso de la Bauhaus por México, se aprecia en obras arquitectónicas como el Centro Urbano Presidente Alemán, el primer multifamiliar en la CDMX, construido de 1947 a 1949, diseñado por Clara Porset, alumna de Albers, así como los hospitales del IMSS, cuyo proyecto de planeación estuvo a cargo de Meyer.

Si te interesa conocer más acerca del mundo del diseño, tendencias y datos culturales, no olvides seguirnos en redes sociales.

Hasta la próxima entrada.